viernes, 20 de enero de 2017

NUEVAS VOCES DE LA POESÍA HONDUREÑA: POEMAS DE ROMMEL MARTÍNEZ




Imagen de Tim Tadder, Manny Pac-Man Pacquiao





Rommel Martínez amenaza con un libro titulado Amar a un Hipster. Es un grito de guerra, un ¡Aaaayyyy! que se escapa de la marginalidad urbana de Comayagüela o de un callejón perdido de la vieja Tegucigalpa. Se trata de un poema-relato urbano en el que se funden la memoria de una vida cruzada en el delirio de la muerte, los gritos y las balas; la anécdota, el reportaje, la crónica de un narrador extraviado, ahogado en su propia sangre. Es difícil no recordar Fotografía del peñasco de Eduardo Bähr; su ímpetu, la intensa y brillante necesidad de hablar por el caído, de ser el fotógrafo que se consume sin disparar el flashazo en esta guerra sin cuartel. En la poesía de Rommel Martínez se transita sobre una encrucijada que va del testimonio, de la apropiación de una jerga urbana imaginaria y el paisaje soterrado de la capital hondureña,  a un discurso lírico con un tono marginal. Cada trazo es brillante, digno de contar; profundamente honesto con el compromiso literario de un autor consciente del oficio. Se recomienda leerlo más de una vez para ser testigos de una experiencia vital, irónica, fragmentaria, cortada a machetazos, y sepultada bajo nuestros propios pies. No es comida chatarra para llevar, ni carne frívola para comer en primera fila.

De su libro inédito Amar a un Hipster, presentamos estos poemas:




Fotografía en blanco y negro de la colonia 3 de mayo,
en aquellos tiempos





La palabra: muerte.
es rimbombante.
Así mismo,
la palabra rimbombante, es pomposa.

                                               Esfinge barroca
                                               donde habitan fantasmagóricos dueños de la noche.
                                               Rimbombante, pues,
                                               como la muerte.

Mi barrio
no tiene más ancla que el poema.
Lo pienso siempre que una nube lleva la forma de una ráfaga,
como la muerte.

Rimbombante, pues,
como la sangre
que galopa con los primeros gritos.


                                                                       La mara corría y la mara perseguía
                                                                       “Los Copas” protegían el territorio.
Y la palabra muerte
era un trofeo que se anhela,
pero no se busca como al oro.


Rimbombantes verbos,
impronunciables casi;
el sonido de las primeras pedradas en los techos de zinc:

                                               Tag pumb tutunmpounn…


“Los ponis”,
“Los pelones”  y  “los escorpions” eran temibles,
pero “Las chilindrinas” eran brutales:


                                                                       La mara corría y la mara perseguía.
                                                                       Uno entendía entonces 
que  los verdaderos depredadores, son los
oportunos,
como la muerte.


La media noche
era el campo santo más viril,
la zona viva.
Rimbombante, pues,
como la bala que viaja perdida, a 97km/h,
buscando
un cuerpo otro.


Las balas eran espectros purulentos,
vampíricos espejos
donde se despedazaba ésa nube
que hilan los niños
mientras duermen dentro de sus casas:



Tag pumb tutunmpounn…



Mi barrio
no tiene más ancla que el rostro de mi padre.
Las piedras,
el guaro,
la rabia en la sangre.

Rimbombante, pues,
como la noche:

                        Tag pumb tutunmpounn…


Se olían los golpes,
el sabor a incógnita:
estaban las chimbas,
los bates de baseball, con metal de espinas o clavos,
las manoplas,
las cadenas,
los cuchillos largos;
las luchas cuerpo a cuerpo.

Todos eran atletas más agiles que Usain Bolt;
pugilistas mejores que Pacquiao.

La noche era cámbrica,
imponente.
Escultura en el desierto;
las piedras,
el oasis, los deseos.

Rimbombantes, pues:

Tag pumb tutunmpounn…

Mi barrio no tiene más ancla que el poema.
Lo pienso siempre que la noche está tranquila.

                                               Y recuerdo escuchar pasar
                                               los escuadrones de la muerte:

                        Tag pumb tutunmpounn…




Casi un narco-corrido



“La bala, es un coleóptero tornasolado; que hace bolitas con la muerte.”
Fabricio Estrada


(No hay drogas, pero sí tráfico de sombras
pasando por el desahucio hasta la forma de morir)

Mi último poema
será llamar a la fuerza nacional anti extorción

Decirles
Que una mujer delimitó el miedo en las vísceras
Entró por la puerta
Dejó una nota escrita hermosamente
Cortada con la más absoluta delicadeza
Que sólo una femme fatale puede tener



Sampler 1


“…llame a este número en 30 minutos
si no aténgase a las consecuencias”

Desde ese momento mi muerte
se llamó como alguna vez creí ser asesinado

Por eso mi último poema
será como un agujero de gusano

Entonces los mortales
salimos tras sus olores de sombras y extremas celebraciones con pólvora,
gritería
sorpresa;
el color rojo puede que sea un buen color.
Para explicar sus niveles de inteligencia emocional
leí un libro
de medicina psicosomática
Recomendaba antes de preguntar por la enfermedad del paciente
distinguir el paciente de ésa enfermedad

Entonces
mi poema más débil será mi muerte
pero el más humano
es el genocidio de mi amor

Bailo en los afluentes
como espermatozoide que lucha por comprender un dogma ovular
teogonía de nerds
mariguanos
presidentes
artistas
sicarios
hispters de bulto…

Recordamos sus voces
(ella preguntaba con quién podría entenderse
para saber cuánto costaba reconocer el impuesto de esta guerra de artificios
y alucinaciones de ardorosa realidad)

Recordamos sus voces
sus voces
voces como ecos de pato o murciélagos,
y las confundimos con cinismo
pero era sólo que ella se ahogaba del evento futurístico de un sueño;
leía un libro
Entendí que  “la visión de los pueblos indígenas y negros en Honduras”
es un espejo rompiéndose


Sampler número 4


Más al fondo
en el ambiente
Bunbury gritaba:

…justicia POÉTICA!!!

Y yo que me creo
En parte Tolupán
pech
lenca
tawaka
mezclado con español
y vicios posmodernos
Leo el recado de la realidad
del empoderamiento de mi osamenta
como  una hoguera



Sampler 1


“llame a este número
si no
aténgase a las consecuencias”


Aténgase a las consecuencias

a… aténgase
a
las consecuencias


Sampler  5 y 4 respectivamente


“u-na cascada de arte- con-temporáneo
color   rojo vivo,  sale - por el cráneo”


Calle 13 y Bunbury
contemplando el hielo seco de mi estrella fugaz
palpitando
ardiendo kilométrico como una fecundación, pero al revés

Entonces
mi último poema se llamará
como mi espíritu resucitando en contra de un estallido de bala…


…¡Justicia POÉTICA!!


















......................................

Rommel Martínez nació en 1989, Tegucigalpa, Honduras. Egresó con un título de Técnico Industrial en Electrónica del Instituto Técnico Luis Bográn. Dedicado a la escritura creativa desde el año 2005, orientado a la poesía. Miembro del taller Poema dirigido por Fabricio Estrada en 2015; miembro del Taller de creación poética dirigido por Mayra Oyuela, en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa (CCET). Miembro fundador del colectivo y taller poético LetraEle.


..................

Tim Tadder es un comunicador visual que produce campaña para las mejores marcas de consumo, como Adidas, Budweiser, Coca-Cola Zero, Craftsman, Gatorade, entre otras. Él crea imágenes de acción altamente estilizadas, espectaculares, que atraen la atención en el instante. Tdder explora el mundo del deporte y la aventura y sus trabajos los realiza en vivo, por lo que su experiencia visual lo coloca entre los mejores fotógrafos del mundo.



.






























......................................................




jueves, 19 de enero de 2017

FILOSOFÍA AQUÍ Y AHORA: Las revoluciones socialistas del siglo XX




Salvando los tropiezos del presentador del programa, y su equívoco que confunde liberalismo con socialismo, una buena visualización y un buen registro histórico que cuestiona el autoritarismo marxista.

Hay que verlo con atención de igual modo crítica, para salvar los escollos de un sesgo revolucionario puritano.

martes, 17 de enero de 2017

LA CONSTRUCCIÓN DE PUEBLO, EL GENIO DE MANUEL ZELAYA ROSALES




Por Jorge Martínez Mejía



Siempre se las arregla para conseguir un poco de esperanza para la nación, para el ciudadano, para el soberano; cuando éste se siente más aterrado o experimenta la sensación de haberlo perdido todo.

El golpe de Estado de 2009 no se dio a Manuel Zelaya Rosales, se dio al Estado, a la institucionalidad democrática. Él era el presidente del Ejecutivo, es decir, al momento del golpe de Estado, Manuel Zelaya Rosales ostentaba la representación del pueblo en la administración pública, era el comandante general del Estado. Pero no fue por la ostentación del cargo que se le arrebató el poder.

En Honduras, al igual que en el resto de las naciones de Latinoamérica, jamás hemos gozado de una democracia popular, al contrario, hemos sufrido un Estado Oligárquico, con una retórica liberal, sostenida en principios pseudo republicanos, es decir, la retórica es republicana, liberal,  pero la praxis es pura dictadura fascista.

Los grupos herederos del poder colonial son los mismos que fundaron la segunda república, los padres de la Reforma Liberal, son los mismos fundadores del Partido Liberal y Nacional. Pero no son los membretes políticos los que determinan su discurso, son sus actos, orientados a mantener el poder heredado. La Reforma Liberal no es otra cosa sino la entrega de la nación al capital extranjero y el origen del Estado corrupto que se alarga hasta nuestros días. Los factores perturbadores y destructivos del progreso, el comportamiento fraudulento que lesiona de gravedad los intereses nacionales, siempre han sido los mismos. En el caso de Honduras, esos factores se correlacionan perfectamente con la perniciosa visión colonial enquistada en los grupos de poder ligados a la hacienda; los ganaderos y terratenientes, ahora vinculados al capital financiero y agroexportador.

Manuel Zelaya Rosales es de este mismo origen oligárquico, la diferencia es que tiene un mayor respeto por su propia herencia liberal, se inclina y obedece el manual de la Democracia. Es decir que Manuel Zelaya es un político liberal que se sale del esquema pernicioso de los perturbadores de la democracia.

Su único pecado, por el que pagó con la defenestración del cargo, fue intentar una consulta popular para construir mayor fuerza ciudadana como factor de poder democrático.
En esta visión reside su fuerza aglutinadora. Su vocación profundamente democrática ha despertado muchas aspiraciones en distintos sectores marginados y eternamente desplazados del poder, entre ellos la misma izquierda hondureña, que ha visto en Manuel Zelaya Rosales la oportunidad de plantear, sin temor, sus propuestas de corte socialista.

Manuel Zelaya Rosales ejerce en Honduras el más completo poder hegemónico en la esfera política de oposición. Su astucia para generar pueblo, para unificar distintos sectores sociales marginados y opuestos al Estado Oligárquico lo convierten en el más feroz y claro enemigo de una de las oligarquías más peligrosas y abusivas del continente. Eso para los grupos de poder, pero para la inmensa mayoría de las masas marginadas, Manuel Zelaya Rosales representa su inclusión, la expectativa de ver garantizados sus derechos humanos en una república que acate las mismas leyes, la misma retórica que ofrece el derecho a la libertad, a escoger y elegir a sus autoridades y a cuidar los recursos vitales de la nación.

Sin embargo, para el Estado Oligárquico, el desempeño de Manuel Zelaya Rosales no es menos que excelente, porque les permite un respiro, en una sociedad asfixiada, arrinconada contra el desafío de la historia, y por tanto, más expuesta y explosiva.





NUEVAS VOCES DE LA POESÍA HONDUREÑA: 3 POEMAS DE DARIELA TORRES



Dariela Torres, poeta hondureña



Dariela Torres es una de las jóvenes voces poéticas de Honduras que comienzan a poblar nuestro imaginario literario con  enorme potencia en el primer paso. Nació el 30 de octubre de 1995 en Tegucigalpa, Honduras. Estudia Letras, con orientación en Literatura, en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). La calidad de su trabajo, profundamente reflexivo y lírico, no se reduce a la narración de la vivencia personal, señala otros espacios, otros ámbitos donde el dolor se afinca y amenaza con devorarlo todo.

Para Poetas del Grado Cero, es una verdadera alegría compartir esta muestra de las nuevas voces de la poesía hondureña.




3 POEMAS DE DARIELA TORRES





LA DANZA DULCE





La danza dulce del dolor de querer
la despedida amarga larga tan larga
y ese morir en un verso
para amar en el otro.
¿Recuerdas? Tegucigalpa es el rostro triste de un payaso
que por las madrugadas carga con las pesadillas de la infancia.


Aquí no hay barcos amarillos jamás los construimos.

Traigo una risa de antaño
que me recuerda la imposibilidad de nuestros sueños
aún no he podido arrancarme la locura de los ojos
ni extraer todas las flores de mi pecho.

El jardín de la infancia
el dolor mordaz violando la inocencia de mis dedos 


¿Dónde está el barco amarillo que jamás construimos?


Contigo regresé al jardín
regresó mi inocencia robada
tus besos en mi frente borraron los recuerdos del mañana
Pero te vas sobre ese barco que jamás construimos
y con tu adiós regresa la danza dulce del dolor de querer.






LOS SIETE GOLPES
 






El dolor causa un sabor inusitado.


Mis palabras cayendo siete centímetros por segundo.
Los siete golpes de mi madre antes de dormir.
La ausencia de mi padre antes de dormir.


Conozco muy bien las profundidades de esta ciudad y no les tengo miedo.

Altercados con el tiempo,
quiero despertar otra vez,
levantarme de la muerte,
abrir los ojos para encontrar las flores
abrir los ojos para quemar mi sombra.

Quise abrazar el mundo pero los abrazos
se convirtieron en pequeñas cárceles donde habitan fantasmas.


En el tiempo de mi infancia no tenía demonios, ahora sí.

Quiero despertar otra vez y que las últimas flores sean mías.





                    
                   
HÁLITOS DE CIuDAD ENLOQUECIDA





Llena de rostros tristes
guardamos esperanzas junto a las marionetas
que danzan para la muerte
la imposibilidad de encontrar lugar o momento para permanecer consciente
conservar la realidad o el sueño
apartar la vida de la muerte. 



Hálitos de cuidad enloquecida
Ciudad rota
Ciudad jodida. 













.....................












......

jueves, 12 de enero de 2017

UN POEMA DE JORGE MARTÍNEZ MEJÍA: OSCURO AMOR DE MUERTO


imagen de Sebastián Jatz




OSCURO AMOR DE MUERTO



Por Jorge Martínez Mejía




Nadie ha muerto.

Solo vagábamos creyendo haber perdido el amor.
Solo estábamos enfermos.

En el lugar en que las estrellas brillan dócilmente,
aprendimos a ver sonoros gritos,
más duros
y más altos
y más dolorosos que nuestro amor perdido.

Sólo éramos cadáveres dormidos en un sueño
hecho para otros muertos vivientes,
pero aún alumbrábamos con la oscura y hueca forma de la muerte.

Aprendimos a darle nuestra sangre rota
y nuestras lágrimas a la peste,
a cada pared,
a cada rincón de nuestra noche madre indiferente.

Aprendimos a iluminarnos
como quien se da calor
sin más braza que la de nuestros ojos pestilentes.

A la deriva, en pequeños fragmentos,
mordiéndonos con nuestros mismos dientes,
cortados en trocitos,
nos abandonó la muerte.

Nadie ha muerto,
sólo era amor,
oscuro amor de muerto…





..............................




miércoles, 11 de enero de 2017

XII Taller Internacional sobre Paradigmas Emancipatorios "Berta Cáceres Vive"






Cuba: "Mi mami se rebela a la muerte", Berta Cáceres vive


La Habana, Cuba, miércoles, 11 de enero de 2017.


Por Óscar Figueredo Reynaldo | Cubadebate



Aun con el frío de La Habana, el Pabellón Cuba se develó como un sitio cálido esta mañana. Las historias de una mujer que solo la muerte pudo “detener” brotaron de sus hijas Laura y Bertha Zúniga, luchadoras como ella por la justicia y la libertad.

Ni las amenazas de violarla y lincharla, ni de los ataques contra su madre e hijas o los asesinatos de sus compañeros lograron contener la batalla de Berta Cáceres, líder indígena del pueblo Lenca, una de las mayores etnias de Honduras.

Durante la apertura del 12mo Taller Internacional sobre Paradigmas Emancipatorios "Berta Cáceres Vive", se recordó la figura de la líder indígena y el legado de Fidel en la construcción de nuevos arquetipos de sociedad.


“Recuerdo como si lo hubiese vivido a la niña pelo largo, con dolor de muelas que llevaba escondidas las cartas con información que aportaría a las luchas en Centroamérica, específicamente a las luchas en el Salvador allá por la década de los 70´s. También recuerdo sin nada que comer, buscando trabajo en las maquilas, trabajo que le fue negado por el hecho de estar embarazada. La recuerdo casi niña, sin tener que comer, embarazada en un barrio marginal de una ciudad desconocida aportando a la lucha como podía” recordaba Laura a su madre.

Aunque no está físicamente, la destacada activista hondureña sigue inspirando a las nuevas generaciones, destacó su hija en emotivo testimonio.

“Ella, la mama, la doña, mi mami, la comandanta Berta Cáceres con todas las opresiones encima se rebela a la muerte, se mete en el corazón de un pueblo que no tiene fronteras. Berta se ha multiplicado y no hay asesino que la pueda matar. Berta la multiplicada, Berta la semilla, Berta sembrada, Berta la eterna, Berta inmensa, mami infinita”.

Para su otra hija, el hecho de que el Taller se dedique a la labor de su madre es sumamente importante, pues Berta asistió en varias ocasiones a este evento el cual califica como muy oportuno para fortalecer la articulación a nivel latinoamericano de los movimientos sociales y progresistas.

“Su muerte nos reta a cómo seguir perfeccionando esa lucha y como defender esas causas que creemos justas para decir no a los proyectos expoliadores, al capitalismo, al racismo”.

Durante una conferencia de prensa el mexicano Gustavo Castro Soto, único sobreviviente de los hechos del 2 de marzo de 2016, denunció que en Honduras más de 120 ambientalistas han sido asesinados.

“Al parecer a los gobiernos ya no les importa; no les importa criminalizar, ni asesinar y apoyan esta disputa de los territorios contra los pueblos a favor de las grandes transnacionales. El asesinato de Berta era un hecho que ya estaba anunciado pues hubo intentos previos a ese 2 de marzo. Honduras es un país donde cerca del 90 % los crímenes quedan totalmente impunes”.

Castro Soto alertó además que la persecución y criminalización a los movimientos sociales va en aumento justo cuando hay una derechización de muchos gobiernos de la región.

Al comentar sobre las investigaciones y el proceso legal contra los asesino de Berta Cáceres informó que se están llevando a cabo distintos recursos luego de que el propio gobierno hondureño decretara la “secretividad” sobre la investigación.

“Lo hacen para no entregar ni a nuestros abogados, ni a la opinión pública, nacional ni internacional el expediente mal armado y con muchas trampas. Esto denota un interés en ocultar las implicaciones de muchas personas que van desde el Tribunal hasta las familias más ricas de ese país”.





Tomado de: http://nicaraguaymasespanol.blogspot.ca/



lunes, 9 de enero de 2017

EL BODRIO SALVAJE


El manuscrito. Anónimo.





(Primer Informe de la Dirección Internación de Asuntos Literarios para Honduras)




Tegucigalpa D.C. Enero 2017.




Anocheció este año en la tronazón de cohetillos
lanzados por niños descalzos.

Es el día 3 de enero de 2017.

Hemos llegado a Honduras como agentes encubiertos
a investigar un poema mal hecho.

Nadie quiere saber, porque a nadie le interesa,
de qué se trata semejante bobería.

Tenemos nuestro término de referencia muy claro.
No nos interesa ni el origen ni el sexo del baboso.

Vinimos a hacer el trabajo sucio de la literatura hondureña.

Ayer por la tarde, rondó por el Parque La Concordia, o por el despojo que de él queda, un tal Mister K., cargando un viejo adobe colonial;
un pan extraído del sótano de la Biblioteca Nacional.

Aunque las bombillas del viejo sótano apenas alumbra en los rincones,
Mister K. se las ingenió para encontrar, a tientas, el bodrio de un poeta desaparecido durante el huracán Mitch, un tal Joaquín Midence.

Al pase del amante furtivo, llegó Míster K. Estuvo, por la tarde del lunes 2 de enero,
viendo el decrépito río en que se hundiera el bardo.
Un niño huesudo lo miró desde una esquina y fue a entregarle un fruto muerto, una semilla, la que lanzó molesto a las sombrías aguas del río Choluteca.

El día galopó como un canalla enfermo.
La tarde y sus cenizas aplastaron las sombras y los últimos ecos de las fiestas navideñas.

La Hermandad de la Uva (de la cual estamos seguros forma parte Míster K) ha conspirado. Se ha llevado la única copia, el manuscrito que relata las costumbres violentas de los poetas vanguardistas de la capital hondureña.

A las once de la noche lo vieron cruzar con el viejo objeto al hombro, y reírse, gradas abajo, por donde se esfumó burlando el somnoliento desorden.








viernes, 30 de diciembre de 2016

AGENCIA INTERNACIONAL DE ASUNTOS LITERARIOS NOMBRA A YORCH MARTÍNEZ JEFE PARA HONDURAS










EFA. Praga, República Checa, 28 dic. 2016.


Destacados escritores y expertos Literarios, miembros de la Mezinárodní Literární Agentura Záležitosti, (Agencia Internacional de Asuntos Literarios, MLAZ) entre ellos Fernamburu Aquisoles, Milán Kapek, Abilio Giardinelli, Ulises Jonker y Alonso Membo; se dieron cita en la sede de la Agency International, como se le conoce,  con sede en Praga, para debatir sobre las nuevas autoridades para América del Sur y Centro América.

El extraordinario encuentro que iniciara en Olomouc, al este de la República Checa, se trasladó esta semana a la famosa Univerzita Karlova, donde tiene la sede la principal  instancia internacional de asuntos literarios.

El evento se abrió este lunes 26 con más de sesenta expertos y académicos llegados de todo el mundo. Pasadas las primeras 17 horas programadas, presentaron en conferencia de prensa los resultados finales de las pesquisas de detectives literarios, expertos en servicios de rescate de autores en peligro de extinción, manejo de publicidad literaria, curadores de concursos, premios y plagios; portavoces, restauradores y traductores.

En relación a Centro América, el portavoz principal de la Agency, Doctor Franccescu Moravia, reseñó que llegaron al acuerdo final de nombrar oficialmente al escritor hondureño Yorch Martínez, para dirigir los asuntos literarios en el país. “Sin embargo,  los delegados no se sienten responsables de los fracasos que pudieran ocurrir con los nuevos jefes nombrados”, recalcó al final el octogenario escritor.

En uno de los pasillos, un grupo de detectives señalaron que Yorch Martínez fue la mejor opción para Honduras porque se ha verificado que sus anteojos pueden detectar la mala literatura con solo echarle un ojo, razón por la cual, al momento de presentar el informe, se mostraron fascinados. “Es un monstruo con anteojos que ha logrado pasar inadvertido”, concluyó el camerunés Alonso Membo.

Por la tarde del 28 de diciembre, salió por la puerta del edificio de la Agency el Jefe Internacional de Asuntos Literarios para América Latina, solo para mostrar el carnet que será entregado al nuevo capo de las letras hondureñas en la ciudad de Tegucigalpa.

En Honduras la noticia se regó como pólvora, confundida entre gritos adversos y felicitaciones; aunque no faltó quien dijera que se trataba de una inocentada por la fecha en que se celebran bromas de mal gusto. La primera reacción formal partió de una secta literaria conocida como Hermandad de la Uva, cuyos miembros aducen que la representación de la Dirección Internacional de Asuntos Literarios les pertenece exclusivamente a ellos. “Hemos realizado auténticos procesos de investigación literaria en el país. Nosotros desnudamos a las mafias literarias enclaustradas en la UNAH, verificamos la muerte literaria de César Indiano, Kaki Martíní, Eduardo Bärh y Orlando Ponce Morazám; y nos negamos a participar en estúpidos recitales promovidos por Yorch, promovimos la Ley Anti Artistic, desenmascaramos los malos libros que venden en la Tercera Avenida, etc. Sabemos que su interés al promoverse internacionalmente es impulsar su candidatura a la presidencia de la república con el Partido Social Funcional Anti Artistic.
(PS-FAC)”.


La Academia Hondureña de la lengua, curiosamente, ha guardado silencio sobre el asunto.
Se espera que el próximo 17 de marzo de 2017, se realice en la ciudad de Tegucigalpa un importante cónclave de escritores e investigadores literarios de Honduras con el objetivo de oficializar la nueva Jefatura ante las autoridades oficiales del gobierno de la república.

Consultado sobre su nombramiento, Yorch Martínez dijo que: “La amistad es el trabajo más difícil cuando se trata de literatura. Es más fácil depurar a un enemigo que a un amigo literario”.








El carnet otorgado por la MLAZ a Yorch Martínez que lo acredita como 
Director Internacional de Asuntos Literarios para Honduras




......................................



jueves, 22 de diciembre de 2016

EL ÚLTIMO POEMA DE MISHIMA







Yukio Mishima se llamaba en realidad Kimitake Hiraoka.

En su "primera" autobiografía (así la presentó a los editores a los 23 años de edad), un libro que abrió el mundo a este genio precoz, titulado "Confesiones de una máscara", Mishima cuenta detalladamente sus duros primeros años de vida.

Marcado por diversas circunstancias, Mishima pasó de la extrema vergüenza de sí mismo a un exhibicionismo sumamente arriesgado. Dedicó su vida a dominar aquello que su débil contextura y su feminizante educación por la abuela materna, le habían hecho sufrir tanto. 

Este poema apareció en "Sun & Steel" (Sol y acero), una suerte de testamento que dejara Mishima poco antes de hacar el Sepuku, el 25 de noviembre de 1970, en protesta contra la constitución japonesa posterior a la Segunda Guerra Mundial, que prohíbe la guerra.



ICARO






¿Pertenezco yo, entonces, a los cielos?
¿Por qué, sino, deberían los cielos
Fijarme con esta incesante mirada azul,
Tentándonos, a mí y a mi mente, más alto
Aún más alto, arriba en los cielos,
Atrayéndome incesantemente hacia arriba
A lo alto lejos, lejos, lejos de lo humano?
¿Por qué, si el equilibrio ha sido estrictamente estudiado
Y el vuelo calculado con lo mejor de la razón
Hasta que ningún elemento aberrante debiera, por derecho,
[permanecer -
Por qué, aún, debiera la lujuria de la ascención
Parecer, en sí misma, cercana a la locura?
Nada hay que pueda satisfacerme;
Las novedades terrenas se opacan demasiado rápido;
Me veo llevado más y más alto, más inestable,
Más y más cerca de la refulgencia del sol.
¿Por qué me queman, estos rayos de razón,
Por qué estos rayos de razón me destruyen?
Los pueblos alla abajo y los serpenteantes arroyos,
Se tornan tolerables mientras nuestra distancia crece.
¿Por qué alegan, aprueban, y me tientan
Con la promesa de que puedo amar lo humano
Si sólo se ve, esto, de lejos-
Aunque la meta nunca podría ser el amor,
Ni, si lo hubiese sido, podría yo nunca
Haber pertenecido a los cielos?
No he envidiado a los pájaros su libertad
Ni he sentido nostalgia por la paz de la Naturaleza,
Impulsado por nada salvo este ansia extraña
De lo más elevado, y lo más cercano, para sumergirme
En el azul profundo del cielo, tan contrario
A todas las dichas orgánicas, tan lejano
De los placeres de la superioridad
Pero más alto, más alto,
Deslumbrado, quizá, por la mareada incandescencia
De las alas enceradas.

¿O acaso entonces
Pertenezco, después de todo, a la tierra?
¿Por qué, sino, debería la tierra
Mostrar tal ligereza para circundar mi caída?
Sin ofrecer ningún espacio para pensar o sentir,
Por qué entonces la blanda, indolente tierra
Me recibió con el impacto de su plato de acero?
¿Acaso la blanda tierra se volvió acero
Sólo para mostrarme mi propia blandura?
Que la Naturaleza trajera el hogar a mí
Que caer, no volar, está en el orden de las cosas,
Más natural por lejos que aquella imponderable pasión?
¿Es el azul del cielo, entonces, un sueño?
¿Fue diseñado por la tierra, a la que yo pertenecía,
En relación a la fugaz, blanco-quemante intoxicación
Conseguida por un momento por las alas enceradas?
¿Y favorecieron los cielos el plan para castigarme?
Para castigarme por no creer en mí mismo
O por creer demasiado;
Demasiado anhelante de saber dónde residía mi lealtad
O vanamente asumiendo que ya lo sabía todo;
Por querer partir volando
A lo desconocido
O a lo conocido:
¿Ambos el mismo azul pedacito de una idea?

viernes, 9 de diciembre de 2016

ESFUERZOS DE POSTMODERNIDAD EN LA CASA BLANCA









Por Jorge Martínez Mejía




Esfuerzos de postmodernidad en la casa blanca. Las voces corren de uno a otro pasillo como si se tratara de un viejo museo intentando incorporarse, al estilo dinosaurio, en otra época, en un tiempo arrancado a la imaginación.

Los más viejos y exigentes conservadores del estilo de los “padres fundadores” remiran las antiguas fotografías y el video en que Michelle Obama exclama con voz melancólica “Me despierto cada mañana en una casa que fue construida por esclavos. Y veo a mis hijas, dos jóvenes negras, inteligentes y hermosas, jugando con sus perros en los jardines de la Casa Blanca”. Los perros ya no se encuentran por ningún lugar de la casa.
Hoy por la tarde hace su tercera visita Donald Trump, un hombre anaranjado, también arrancado de una revista de video juegos en los que mata con palabras construidas a base de logaritmos que, de manera magistral, se esfuman agrupados como emoticones. Son pequeñas figurillas hechas de fibra óptica y pixeles inteligentes. Se agrupan y desagrupan según la ocasión. 

La Casa Blanca inicia su nueva era y las paredes han sido pintadas al gusto del nuevo residente. Siempre blancas y con los mismos rostros viejos de otros tiempos. El piso fue diseñado para ponerlo a tono con el nuevo lenguaje de las casas inteligentes creadas a finales del 2010 por Linux Thoorvalds, enemigo a muerte de Bill Gates, quien se obstinó tratando de persuadir a Trump, sin lograr nada más que burlas del tío Donald. 

El piso está hecho de células curiosas, despabiladas rosas muertas, como le llaman los eruditos.  Son la base de las interconexiones de Trump. “Es más fidedigno”, dijo el viejo anormal. Hoy por la tarde llega con sus nuevos zapatos y su garganta filosa. Mi mayor potencial no es esta paralítica casona, ni las figurillas de tullidos presidentes preclásicos, regadas por todas partes; ni siquiera el botón rojo por el que tanto tiemblan. Es mi garganta a prueba del tiempo. Ya podrán corroborar que ni el viejo Picaso, ni Dalí tuvieron la portunidad de crear una obra verdaderamente maestra. Los pobres ilusos, como Marx, hubieran sabido conversar conmigo. Yo trascendí la vieja era de los parlanchines; es mi cuerpo el que habla, mi historia que no está hecha de historia, sino de palabras nuevas que se rehacen y se actualizan y dican hasta mis propios pasos. Sé cuándo digo que yo no soy yo hablando para muchos, sino que soy muchos hablando para todos. Soy todas las voces. O mejor, sé lo que todos quieren escuchar. La gente quiere escuchar otra historia, nueva a cada instante, como en la vieja era de la tele, pero más viva y real. No hablamos ya con adjetivos, somos sustantivos, la vida se rehace a cada instante. No podemos vivir atados a ningún recuerdo. Línea viva, línea de puntos disimiles, serpientes y lazos delgados, hilos de plata o figurillas de mármol. El mundo tiene más formas de las que imaginamos. Y si yo digo que no importa la antigüedad de ningún pueblo en este triste planeta, es porque así es. Nadie sólo porque tenga una herencia mayor se puede tener en el crédito de ningún derecho sobre otro. En esto hablamos de fuerza, de poder. Nosotros no solo tenemos los misiles y la capacidad para controlar los mísiles de otros. Nosotros somos la potencia más grande de todos los tiempos y debemos actuar como tales. Los elementos sin historia son la naturaleza muerta, la arboleda pacífica donde no hay ninguna voz y ningún hombre. Este es el tiempo de unas rocas, de un polvo congregado que llegó a superar su propia configuración genética. Somos más allá del futuro que soñaron nuestros padres fundadores, somos el hombre gobernando, no la materia, sino la energía que subyace en cada átomo. En eso estamos aquí. Si nuestro país es un imperio, pues digámoslo con franqueza, somos un imperio y siempre nos impondremos por la fuerza. Los que quieran jugar en las grandes ligas, que jueguen con nosotros, los que sólo quieran vernos desde la barrera, pues que esperen nuestros batazos.

Todo lo decía en una deliciosa cháchara.

“Mi deseo es que todos lleguen a Casa Blanca, que entren sin cuidados ni vigilancias, que toquen el lugar sagrado, el viejo Olimpo que solo pudieron ver por la tele”. “Este será un gobierno real. Es posible que evolucione, pero hacia donde nosotros mismos le dictemos”.

Aunque a veces se le notaba el cansancio y se ponía más anaranjado; sacaba su pañuelo blanco del interior de su saco azul marrón, y levantaba la pata, muy alto, daba una zancada y salía corriendo a coquearse. Para nadie era un secreto su debilidad por las drogas.

Su vida estaba ya colgada en un viejo libro impreso en una vieja máquina del año 2017, a finales. No logró vivir mucho tiempo. Lo mataron. Lo agarraron de los güevos unos audaces soldados de Chiapas que decidieron ponerle fin a aquella farsa. Su vida y su obra transcurrieron tan fugaces como cualquier otra. A algunos de sus heridos fans, intelectuales de Historia a tiempo completo, les parecía asombroso que la inmensa legión de los imbéciles, como les llamara Humberto Eco, lo olvidaran tan pronto.

Salma Hayek apenas se sonrió satisfecha el día que vio su fotografía en las redes; en un tuit que le enviara Antonio Banderas, un anciano actor que conservaba su agradable sentido del humor, y de algún modo, se había convertido en un gurú político de los ortodoxos actores de la renacida Valencia, en el antiguo reino de España.

El Gran vidrio que tapaba el enorme retrato de Trump, estaba hecho de una fibra de rayos de litio líquido. Más que un retrato, era una dactilogafía, una réplica infinita de líneas blancas y negras que configuraban una veloz imagen en la que se le podía ver en dos posiciones: Una tirado de lado, con el viejo peluquín descuidando su fea calva de animal anormal; y la otra, sentado en la inmensa silla de la casa presidencial.